El hombre de la sesera de oro

Leer libro

Alphonse Daudet

Al leer su carta, señora, me ha asaltado algo así como un remordimiento. Me he recriminado el color pesimista de mis cuentos y me he comprometido a enviarle algo alegre, profundamente alegre.¿Por qué habría de estar triste, después de todo?... (Fragmento)