El hombre de la sesera de oro

Alphonse Daudet

Al leer su carta, señora, me ha asaltado algo así como un remordimiento. Me he recriminado el color pesimista de mis cuentos y me he comprometido a enviarle algo alegre, profundamente alegre.¿Por qué habría de estar triste, después de todo?... (Fragmento)