La estrella de Sevilla

Autor anónimo

Fatal y extraño destino ha cabido al texto de esta admirable y famosa tragedia, que debe de ser posterior a 1618, puesto que no se halla en ninguna de las dos listas de El Peregrino, a no ser que esté disimulada bajo otro título. Lope no la incluyó en ninguna de las Partes de su Teatro, y sólo ha llegado a nosotros en una rarísima edición del siglo XVII, que aunque hoy figure como suelta, fué seguramente desglosada de algún tomo de comedias varias, como lo prueba la paginación, que comienza en el folio 99 y termina en el 120. De este ejemplar se valió Trigueros para su refundición, y de él proceden también las cuatro únicas ediciones modernas dignas de citarse; es, a saber, las dos de Boston, 1828 y 1840, procuradas por el profesor de lengua española D. Francisco Sales; la de Hartzenbusch (1853), en la Biblioteca de Rivadeneyra, y la de Luis Lemcke, en su Manual de literatura española, que es la mejor crestomatía que tenemos... (Menéndez y Pelayo)