Examen del materialismo moderno

Antonio María Fabié Escudero

En su obra brilla su gran erudición y su profundo entendimiento, y se revelan sus grandes cualidades de escritor, apenas afeadas por ciertos descuidos, hijos de no haberse dedicado especialmente al estudio de nuestra dificilísima lengua, lo cual es muy secundario tratándose de obras filosóficas. Fácilmente triunfa el escolástico de la mayor parte de los sistemas que examina, porque, a pesar de la reacción excesiva, y por lo tanto en gran parte injusta, que empezó a manifestarse en contra del escolasticismo desde el siglo décimo sexto, y no obstante los rudos golpes asestados contra él por Descartes y por Bacon, hay que reconocer que en el orden puramente filosófico, todo lo que se produjo, a partir de esta época y a consecuencia de esta reacción, vale mucho menos que el escolasticismo; sólo a fines del pasado siglo y en el principio del presente, ha llegado a haber, representada por Kant, Fichte, Schelling y sobre todo por Hegel, una verdadera filosofía, a la cual sólo puede compararse en importancia y en trascendencia la filosofía helénica... (de la Introducción)