Historias amargas

Julián del Casal y de la Lastra

Habiendo vivido siempre a la sombra de su familia, ignoraba todavía, en la época a que me refiero, los tormentos que el destino reserva a cada mortal. En él cáliz áureo de su dicha ninguna mano había derramado una sola gota de hiel... (Fragmento)