La ventana

Guy de Maupassant

Conocí a la señora de Jadelle en Paris el invierno pasado. Me gustó en seguida muchísimo. Usted la conoce tanto como yo... Digo..., casi tanto como yo. Usted sabe de qué modo es a un tiempo extravagante y soñadora, desenvuelta en sus maneras y de corazón impresionable, voluntariosa, emancipada y atrevida, libre de toda preocupación, y a pesar de lo dicho, sentimental, delicada, susceptible, tierna y púdica... (Fragmento)