La versatilidad de la prosa de Machado de Assis

Trinidad Barrera López

Cuando en 1914 el colombiano Guillermo Valencia traduce para su segunda edición de Ritos el poema «La mosca azul» del brasileño Joaquim Maria Machado de Assis (1839-1908) junto a un soneto de la Vía Lactea del poeta parnasiano Olavo Bilac (1865-1918) está situando a la literatura brasileña en un estatuto de paridad e importancia comparable no sólo a la portuguesa, de la que traduce, en el mismo libro, un soneto de tema bíblico de Luis de Camoens y algunos poemas del simbolista Eugenio de Castro (1869-1944) sino a los nombres más sobresalientes de la modernidad. Baudelaire, Mallarmé, Verlaine, Wilde, Hofmansthal, Stefan George, Peter Altemberg son varios de los autores seleccionados para sus versiones, hechas con gran libertad y al mismo tiempo con sumo cuidado, evidencias sin duda de sus preferencias literarias pero también de un oído atento a los valores más destacados de su tiempo... (Fragmento)