Sublevación de Nápoles capitaneada por Masanielo

Ángel Saavedra Duque de Rivas

El nombre de Masanielo, tan célebre en la Historia y popularizado en estos últimos tiempos por la poesía, y mucho más aún por la música de Auber, fue uno de los primeros que ocurrieron a mi imaginación al poner el pie en la hermosísima ciudad de Nápoles, teatro del, aunque pasajero, formidable poder de aquel ente extraordinario, y me propuse, desde luego, tomarlo para asunto de un artículo de revista. Pero cuando recorrí las calles y plazas que presenciaron su arrojo, su próspera, aunque fugitiva fortuna, sus horribles crueldades y, su lastimosa muerte y empecé a reunir noticias y documentos sobre su persona y hechos, conocí que necesitaba de más ancho campo, y me decidí a escribir la historia de su dominación. Mas como ésta no podía ser comprendida sin tener idea del estado a que llegó el reino de Nápoles bajo el gobierno de los virreyes españoles, y particularmente bajo el del duque de Arcos, y como fue de tan pocos días y a la muerte de Masanielo no concluyó la sublevación, antes bien, se hizo más grave y peligrosa, advertí que para presentar una idea exacta de aquella revuelta y dejar satisfecho al lector era indispensable dar más ensanche a mi trabajo y trazar un cuadro completo de tan memorable acaecimiento... (del Prólogo)