Poesías dispersas

José Martí y Pérez

Madre del alma, madre querida, son tus natales, quiero cantar; porque mi alma, de amor henchida, aunque muy joven, nunca se olvida de la que vida me hubo de dar... (Fragmento A mi Madre)