Chuquisaca ó La Plata Perulera

Ciro Bayo y Segurola

Hombre y animal llegaban á la antigua Chuquisaca, tras un tirón de 273 leguas mal contadas, á partir de Tucumán de la Argentina, en menos de cuarenta días. En estos viajes escoteros, tan largo leguaje representa un vía crucis de molestias y quebrantos, aparte de otros detalles; como la soledad de la ruta, el lento paso de un mismo caballo, los extravíos de camino que alargan la jornada, las malas noches pasadas en tambos ó postas, y las otras peores en taperas y ranchos de indios, la terriblez de la Puna que se encuentra en el itinerario, etc., etc. (Fragmento)