En los baños públicos

Antón Pávlovich Chéjov

-¡Oye, tú..., quien seas! -gritó un señor gordo, de blancas carnes, al divisar entre la bruma a un hombre alto y escuálido, con una barbita delgada y una cruz de cobre sobre el pecho-. ¡Dame más vaho!-Yo no soy bañero, señoría... (Fragmento)

Audiolectura