Scarabeus, El guardián del secreto

Carolina Dafne Alonso Cortés

CORRÍA EL 2050, y aquel había sido un año de grandes progresos. En la remota prehistoria, ya los hombres estudiaban las estrellas y las constelaciones; la ciencia de la astronomía debía su origen a civilizaciones antiquísimas. Ahora, cada vez resultaban más cercanas las otras galaxias, y cundía la esperanza de que no se tardara mucho en alcanzarlas. No pocos científicos confiaban en que, con el tiempo, se podría entrar y salir del hiperespacio a velocidades ordinarias. Llegaría el momento en que el sistema solar estaría tan abarrotado, que algunos asentamientos humanos tendrían que despegar hacia otras estrellas, llevando consigo su población entera, y el espacio interestelar sería un hogar perfecto para la humanidad futura... (Fragmento