Carta de un loco

Guy de Maupassant

Querido doctor, me pongo en sus manos. Haga usted de mi lo que guste. Voy a decirle con toda franqueza mi extraño estado de ánimo, y juzgue si no sería mejor que cuidasen de mí durante algún tiempo en una casa de salud, en vez de dejarme presa de las alucinaciones y sufrimientos que me atormentan... (Fragmento)