Cuentos de taller

Carolina Dafne Alonso Cortés

Finalizaba el mes de diciembre y hacía mucho frío. De madrugada había nevado, pero tan suavemente que los copos no habían cuajado en la ciudad. Un lejano tañer convocaba a una misa temprana, mientras la claridad en un principio tenue se iba adueñando poco a poco de las calles y plazas. El niño saltó de la cama, se puso las medias y se calzó, se lavó la cara y las manos con el agua templada del aguamanil, vistió ropa abrigada y se alisó el pelo con un peine de asta. Estaba próxima la Navidad y, aunque disfrutaba de vacaciones, después de tomar el desayuno dedicaría algún tiempo a repasar las lecciones y a hacer los ejercicios de gramática, su asignatura preferida... (Fragmento)