Allouma

Guy de Maupassant

Si en tu viaje a Argel -me había dicho mi amigo- te acercases por casualidad a Bordj-Ebbaba, no dejes de hacer una visita a mi antiguo camarada el colono Auballe. Había olvidado el nombre de Ebbaba y el del colono Auballe, cuando, por pura casualidad, llegué a su casa... (Fragmento)