Ocios de la soledad

Salvador Jacinto Polo de Medina

¡Oh tú, grande blasón de los Marines! que a la fatiga popular entregasla vida y los sentidos,en su vana ambición tan embebidosque a ti mismo te niegas,para vivir te tienes ocupado;¡oh tú, grande blasón del sol dorado!,escucha de una vida que se viveuna voz que te llama,y en esta soledad, pueblo de flores,la vida te apercibe,que es la quietud, del alma, nutrimento;todo serás de ti, sin que un momentono fabriques la vida y aun la fama... (Fragmento)