El golpe en vago

José García de Villalta

Se dice que primitivamente fue escrita en inglés para un librero de Londres bajo el título de The dons of the last century. Se ignora hasta qué punto sea cierta esta aseveración, partida no se sabe de dónde. Posiblemente no carece de fundamento, pero es lo cierto que no ha habido hasta hoy posibilidad de comprobarlo. Es la novela histórica más conocida de todas las que se publicaron en el año 1835. Su acción se supone en la España del siglo XVIII, como en el subtítulo se señala, y su base histórica es una subjetiva presentación de los jesuitas en ese siglo, presentación que se convierte, a lo largo de toda la obra, en un duro ataque para aquéllos. Logra el autor mantener en un buen tono la ficción, consiguiendo el ambiente alrededor de una base histórica tan débil. Sus alusiones arqueológicas, detalle muy romántico y consustancial a la novela histórica, existen sin gran profusión de número, pero con acierto de exposición, destacando entre ellos la descripción de la catedral de Sevilla. La pluma de Villalta corre más fluida y abundante en las descripciones que contribuyen a formar el color local de la novela, hasta el punto de que en ciertos momentos parece que quiere ser una novela de costumbres. La pintura de los caracteres adquiere tonalidades débiles y desvaídas, y el diálogo nos arrastra a unas parrafadas lentas y pesadas, que solamente adquieren viveza y agilidad cuando el diálogo se impregna de un carácter dramático. Las escenas que quieren ser cuadros naturalistas forman una sucesión de cuadros vulgares, entre los que se mezcla el chiste volteriano. Lo más que nos impresiona, y desfavorablemente, es la importancia que el autor ha dado a exaltar los términos de lo horrible y tremendo en su deseo desmedido de hacer uso de lo impresionante.