Los dos mendozas

Gonzalo de Céspedes y Meneses

Don Alonso González de Mendoza, caballero ilustrísimo como lo son todos los de este generoso apellido, fue natural de Madrid, lugar a quien, según ya queda escrito, han elegido por su grande excelencia los monarcas de España por asiento y morada de su corte. Aquí, pues, y en los antiguos solares de sus progenitores, nació y vivió largo tiempo, aunque lo más de su mocedad entre el rumor sangriento de las armas, sirviendo en sus inmortales hazañas y empresas grandes a la cesárea majestad de Carlos V, el cual, como tan buen apreciador del valor y experiencia militar, hizo particular estimación, los años que don Alonso siguió sus estandartes, de sus méritos y persona; y tanta, que si no fuera algo arrebatado y colérico (condición que en parte desdoraba sus generosas obras), es sin duda que hubiera ocupado un grandioso puesto... (Fragmento)