Lamentos de un amante

William Shakespeare

Devolvía los ecos la cóncava colina
del dolor de una historia de aquel vecino valle.
Mi espíritu seguía el doble encantamiento
y recostado oía la voz del triste canto.
Al rato en este estado, vi una pálida joven,
que rasgaba papeles y destrozaba anillos,
asolando su mundo de lluvias y de vientos... (Fragmento)

Versiones disponibles