Lector nominal y lector real en «Fortunata y Jacinta»

Jean-François Botrel

Años antes de que Umberto Eco lo teorizara en Lector in fabula, fue Galdós un partidario de hecho de la cooperación interpretativa en sus propios textos narrativos. Ahí está la afirmación suya según la cual «las obras no son más que la mitad de una proposición lógica y carecen de sentido hasta que no se ajustan con la otra mitad o sea el público» o «el público crea la obra con datos que le da el autor», además de las múltiples situaciones en que queda claro que Galdós otorga carta de ciudadanía e incluso protagonismo en sus fábulas al lector, lector nominal (ficcionalizado o subjetivo), alter ego o cómplice del narrador, pero también acaso al lector real, sociológico. Porque sabemos que en el caso de Galdós existió una verdadera estrategia de conquista de un público de lectores que le permaneciera fiel e incluso un conocimiento sociológico de los lectores-clientes por parte del autor-editor a través de las cartas pero también de estudios de mercado in situ... (Fragmento)