Bazar de cuentos

Yula Riquelme de Molinas

Altanera. Con las puertas y ventanas desplegadas para que el sol y los vientos se acomodasen a sus anchas en cada recoveco, en cada milímetro de piedra y cal, se erguía la casa de la loma... (Fragmento)