Los dos compadres

Justo S. Alarcón

En su cuarta obra de ficción, Justo S. Alarcón nos presenta una imagen global de la problemática contemporánea del chicano. Esta graciosa colección de cuentos, no desprovista de malicia, es un microcosmos: las pláticas en un banco del Parque San Lázaro en Phoenix, Arizona, entre dos compadres, don Epifanio y don Epiceno, ambos ya ancianos. A estos dos compadres los encontramos en una serie episódica de conversaciones que hace cobrar vida al lema de «El recuerdo es la vida del viejo». Es a través de estos «periqueos» que se nos da a entender el macrocosmos en el cual se desarrolla el destino del chicano... (del Preámbulo)