El gran pecado: La marquesa de Tardiente

Antonio de Hoyos y Vinent

Como sintiera aún los ojos de Roberto fijos en ella, con aquella actitud suplicante de víctima en el ara, actitud plena de mudo reproche y silenciosa queja, afirmó rotunda, agresiva:
-Yo soy una mujer honrada... (Fragmento)