Manuela Rosas

José Mármol

En la prensa de París y de Londres, donde este trabajo se ha reproducido, hemos sido imparciales, justos, etc. En la sala de Representantes de Rosas hemos sido tratados de criminales, de traidores que osábamos decir que el cariñoso padre de Manuela había labrado la desgracia de su querida hija.