Comedia y novela en el siglo XVII

Mariano Baquero Goyanes

¿Sería hoy aceptable aquella afirmación que Lope de Vega incluyó en su novela El desdichado por la honra: «Demás que yo he pensado que tienen las novelas los mismos preceptos que las comedias, cuyo fin es haber dado su autor contento y gusto al pueblo, aunque se ahorque el arte»?
Que Lope era consecuente consigo mismo parece indudable, habida cuenta de que tal afirmación se relaciona con aquellas otras del Arte nuevo en que también se sacrifica «el arte», sus preceptos y cánones, a la necesidad de contentar y agradar al público... (Fragmento)