Crisol

Justo S. Alarcón

-Buenas tardes.
Con mucha curiosidad y timidez se acercó el joven a aquella figura indefinida, sentada en uno de los bancos del parque San Lázaro, nombre que le había puesto la Raza al Sunset Park. Después de haberlo mirado de arriba a abajo, el muchacho prosiguió:
-Yo me llamo Miguel Torres... (Fragmento)