La novela rusa en España (1886-1910)

Yvan Lissorgues

Digo novela y no literatura porque el género que más se difunde y el que realmente influye en el público, entre los intelectuales y los novelistas españoles, es la prestigiosa novela rusa de la segunda mitad del siglo XIX. Las obras poéticas de Puskine y Lermontov, aunque citadas de vez en cuando por Clarín, Julián Juderías, Fernando Araujo, y sobre todo por doña Emilia, no prosperaron en España. En cuanto al teatro ruso, ni siquiera pasa en la estela de Ibsen; sorprende, por ejemplo, que el drama de Tolstoi, La fuerza de las tinieblas (1887), que tanto impresionó al público parisién del Teatro Libre de Antoine, en 1888, apenas tuviera eco en Madrid, antes de su traducción al español en 1901. Parece pues lícito centrar el estudio sobre la presencia de la novela rusa en España y ver primero cuándo y cómo se manifiesta tal presencia, para luego analizar el posible impacto estético e ideológico que tiene la novela rusa en los intelectuales y en los escritores españoles... (Fragmento)