Del Perú a Europa

Víctor Rosselló

Estragado como se halla hoy día el gusto del vulgo insaciablemente ávido de novedades y ficciones, gracias a las innumerables novelas con que algunos mercenarios e inmorales escritores lo corrompen y explotan en provecho propio, pero en detrimento de la Religión y de la sociedad misma, es altamente consolador para aquella y esta el ver que no faltan tampoco escritores cuya pluma no se prostituye dejándose arrebatar por la devastadora corriente del siglo. De este número es el autor de la presente novela, con la cual lejos de propinar, como tantos otros, a sus lectores un veneno corrosivo y mortal, les ofrece un pasto verdaderamente moral, agradable y nutritivo. No brilla en ella aquel estilo artificial y estudiadamente novelesco que tanto halaga a las inteligencias corrompidas, pero en cambio se halla en la misma un estilo natural, correcto, suave y nada empalagoso para las inteligencias sinceramente cristianas. Y como, por otra parte, está exenta de todo error dogmático y moral, no tan sólo la juzgo digna de ser publicada, sino también muy útil a cuantos la lean... (Fragmento)