Los círculos viciosos de la existencia

Luís Arias Manzo

Luego, espero,
Sólo espero a que la tinta de tus latidos
Hagan de mis instantes lo imperecedero.
(Fragmento)