La zarevna muerta y los siete guerreros

Aleksandr Sergéyevich Pushkin

La zarina, cuando se vestía para ir a celebrar el acontecimiento, se miró al espejo y habló así con él: -Dime con franqueza la verdad: ¿Existe una mujer más hermosa que yo, más gentil y de cutis más sonrosado? Y el espejo le contestó: -Eres en verdad muy hermosa, pero todavía es más hermosa la zarevna... (Fragmento)