El Zar Saltán

Aleksandr Sergéyevich Pushkin

-Si yo fuera zarina -dijo la tercera hermana- pariría un héroe para nuestro zar... Apenas lo dijo cuando la puerta se abrió crujiendo y compareció en la estancia el zar, dueño y señor de aquel país. Había escuchado la conversación escondido detrás del tabique y le agradaron mucho las palabras de la última muchacha... (Fragmento)