Poemas no incluidos en «Armonías»

José Mármol

Peregrinos siempre, hoy en unas playas, mañana en otras; pobres; desesperanzados hoy; mañana chispeantes de contentamiento y de esperanzas; sujetos siempre a lo que el destino frío como un cálculo quería hacer de su suerte, los poetas y los escritores emigrados no han podido, ni posible fuera, traer a su patria obras completas y perfectas. Trabajando con los estímulos del corazón, hijos de una época tormentosa de suyo, y sujetos a una fortuna personal incierta, no han traído y depuesto a los pies de su amante común sino un puñado de flores de todos climas y de todos tiempos, plantadas por la esperanza, combatidas por el martirio, y recogidas por la fe y el amor... (Del prólogo)