Axolotl

Julio Cortázar

El nombre de este cuento es muy importante. El crítico Brett Levinson nos dice que el nombre "axolotl" es la versión francesca de la palabra. Pero para esta razón, la palabra con su letra "x", tiene conexiones con palabras méxicanas. Tiene conexiones con los dioses aztecas de guerra y los orígenes méxicanos del axolotl. Cortázar trató de unirse la experiencia moderna con la tradición indianista, o una vida faltando religión con una vida llena de religión. El cuento es un símbolo entre el mundo antiguo de los Aztecas y el mundo fraccionado de hoy en día.

El narrador es una persona que habla con dos identidades – el hombre y el axolotl. Hay una semejanza aquí entre "Axolotl" y el cuento "Borges y yo" del autor Jorge Luis Borges. Percepciones de un individuo dentro de una cultura es lo que es más importante. En "Axolotl", la percepción tiene significado dentro de la historia de su pueblo y la historia del hombre como un especie. (Es interesante que un hombre que vivía mucho de su vida en Francia tiene tan buena percepción de la gente en países conquistados como México.) El hombre del cuento desea conectar con el axolotl pero finalmente se para porque él ha dejado una parte de si mismo con el axolotl. Tal vez el cuento es un comentario en el fracaso de continuidad de un hombre moderno. Pero para mí hay cosas más profundas aquí.

Cortázar hizo un comentario en la disparidad entre evolución y creación. El narrador tiene comunión con el axolotl y por consiguiente el animal es una figura de Jesucristo. Pero el axolotl es un anfibio, un enlace para nuestra evolución de pez y hombre. Jesucristo era el pescador de hombres. El axolotl es el pez del hombre.

Audiolectura