Querido hijo. Epístola a mi hijo Tyl Frank Diego

Álvaro Cristancho Toscano

El género epistolar es utilizado por el autor como el más conveniente para escribirle un libro a su primogénito: -el regalo ideal de quince años-.
Tyl Frank Diego, además de ser el destinatario de la carta, es a su vez, el prototipo de hijo que debe asumir inconsulto las decisiones de sus padres separados. Este niño ha de sufrir las consecuencias del divorcio traumático de sus progenitores; por ello, encarna la realidad de los hogares que padecen este flagelo como la maldición del siglo.