De los cantares

Lope de Vega

Esposo del alma mía,
pues todos vuestros pastores
me prometen cada día
ley, gracia, bodas, amores,
paz, vida, unión y alegría;
ya no es tiempo, gran Señor,
que me habléis y hagáis favor
por ángeles y profetas,
ni que en enigmas secretas
cifréis vuestro dulce amor... (Fragmento)