Ensayos poéticos

Estanislao de Kotska Vayo

Sin cesar vemos presentarse en público hombres vestidos con el ropaje de sacerdotes de las musas y abrogarse el título de Poetas. Así, envilecido en manos de ignorantes el pincel de Apolo, y mirado con menosprecio tan sagrado y honroso ministerio, se mira como muy fácil la Poesía; y de tanto enjambre de autores que cuenta la España, apenas hay cuatro ingenios superiores, como juiciosamente dice un moderno (1).
Esto demuestra hasta la evidencia que es muy fácil el escribir malas poesías, y muy difícil el ser Poetas. En nada debe haber medianía: a un vasto y grande talento debe añadirse un cultivo de él muy continuado y trabajoso. Un gusto delicado, una instrucción sólida, el conocimiento de la naturaleza en todas y cada una de sus ramas, la lectura de los autores antiguos y modernos, ya nacionales como extranjero, el estudio del corazón humano, y, sobre todo, el de sí mismo, son los escalones por donde siempre se ha subido y sube al Parnaso... (Fragmento de la Advertencia)