El infierno de los enamorados

Marqués de Santillana

La Fortuna que non cesa,
siguiendo el curso fadado,
en una montaña espesa,
separada de poblado
me levó, como robado,
fuera de mi poderío;
así qu'el franco albedrío
me fue del todo privado.
(Verso I)