El esclavo de Roma

Lope de Vega

Citada en la primera lista de El Peregrino (1604). Impresa en la Octava parte de las comedias de Lope (1617).
Da argumento a esta pieza la conocida anécdota del león de Androcles, referida por Eliano en su tratado De los animales, libro VII, cap. VIII, y por Aulo Gelio en sus Noches áticas, lib. V, capítulo XIV, refiriéndose a las Egipciacas del gramático Apión, que se daba por testigo presencial del hecho. Ambas narraciones se reducen en sustancia a lo mismo, y no sabemos si Lope tuvo presente alguna de ellas, o si tomó este caso prodigioso de cualquiera de los libros de segunda mano en que anda repetido; por ejemplo, de las Epístolas familiares de fray Antonio de Guevara (letra XXIV a D. Iñigo Manrique).