Los abismos

Felipe Trigo

Tendido en el diván, envuelto en la caricia blanda del pijama, satisfecho de sus horas de trabajo y con una felicidad en el corazón, que de tanta, de tanta, casi le dolía..., esperaba y perdía el pensamiento y la mirada hacia el fondo de etérea inmensidad, que, cortado por las góticas torres blancas y rojas de San Pablo, el cielo abría sobre el Retiro. Las nubes, las torres, la frondas, teñíanse a través de las vidrieras del hall en palidísimos gualdas y rosas y amatistas.
Entró Clotilde, la doncellita de pies menudos, de alba cofia, de pelo de ébano. Traía el servicio del té, y se puso en la mesita a disponerlo, avisando que ya llegaba la señora.
-¿Y la niña?... (Fragmento)