El pez de oro

Ver libro

Aleksandr Nikolaevich Afanásiev

Hay días en que la fortuna nos sonríe y encontramos objetos o animales preciosos en las profundidades del mar. Algunas veces, estos tesoros tendrán la capacidad de hacer que nuestros deseos se conviertan en realidad. Si eres uno de los afortunados que encuentra un pez de oro, cuida muy bien tus deseos, evalúa qué esperas obtener con ellos, y si realmente tu vida sería más feliz si lo que pides se convierte en realidad.

No vaya a ser que te pase lo que al viejo pescador, quien no supo contener la avaricia desmedida de su mujer, un alma turbia necesitada de riquezas y vaciedades, que supo desgarrar un hermoso corazón.