Basilisa la Hermosa

Ver libro

Aleksandr Nikolaevich Afanásiev

A veces, por razones que en este momento no comprendes muy bien, pero que algún día entenderás, nuestros seres queridos no pueden acompañarnos de la forma en la que nos gustaría.

Sin embargo, el amor de una madre siempre encuentra sus formas de cuidar y acompañar a sus hijos queridos, así ellos no lo puedan ver directamente con sus ojos.

Como Basilisa, seguro tú también tienes ángeles que te cuidan en silencio y que se esfuerzan por hacer que tu vida sea mejor cada día. Búscalos en el fondo de tu corazón, en silencio y cuando estés más tranquilo. Allí podrás encontrarlos.