Cartas de León Tolstói

León Tolstói

Mi muy querida tiíta:
Ahora mismo he recibido vuestra misiva del 24 de noviembre y la contesto ya (según la costumbre adoptada). Hace poco os escribía que lloré sobre vuestras líneas y atribuía esto a la enfermedad. Fue un error por mi parte: desde hace algún tiempo vengo llorando sobre todas las vuestras. Desde siempre fui León el llorica; antes me avergonzaba de esta debilidad, pero ahora pensando en ti y en tu cariño por nosotros me corren unas lágrimas tan dulces que ya no siento en absoluto vergüenza de ellas... (Fragmento de una carta)