Los naufragios de Liguria

Emilio Salgari

El capitán ordenó que se abriese la escotilla para poder apreciar la gravedad del incendio. El nostramo y algunos marineros. El nostramo y algunos marineros estaban levantando ya los pasadores de hierro que sujetaban la cubierta. Bajo sus pies se escuchaban golpes y como sordos silbidos; enseguida se oyeron detonaciones cual si estallaran recipientes llenos de alcohol y el alquitrán de las comisuras de la toldilla comenzó a licuarse y a hervir con el calor de dentro... (Fragmento)