Cartas a Hamlet

Leopoldo Alas «Clarín»

Hay, Hamlet, ahora una filosofía, que se llama el positivismo, que tiene el inconveniente de que se enamoren de ella casi todos los boticarios y médicos de partido, y la multitud de aficionados que filosofan como los comisionistas, de sobremesa. Es de ayer y ya llena el mundo. (Fragmento)