Amina la vengadora

Emilio Salgari

El Barón de Santelmo, acompañado por algunos hombres fieles, desembarca en Argel, con el propósito de rescatar a la mujer que ama, la Condesa de Santafiora, que se encuentra prisionera de los moros, en la horrenda cárcel de Zidi Hassan.
En Argel, un príncipe musulmán, Zuleik Ben Abend, está enamorado de la Condesa y aspira a ser correspondido; por tal causa, el Barón se propone, antes que nada, eliminar a su presunto rival y aprovechando una circunstancia en que aquél, habiendo salido de caza seguido de halconeros y esclavos, se aleja de sus acompañantes, le entabla una lucha a muerte. El combate, en lucha desigual, le es adverso y cae prisionero de Zuleik, quien lo somete durante el cautiverio a horribles torturas, para arrancarle la confesión de los propósitos de su viaje y la delación de los personajes que lo favorecen.
La Princesa Amina, hermana de Zuleik, se ha prendado del Barón de Santelmo y aspirando a su amor, intenta salvarlo; pero al tener conocimiento de que el Barón ama a otra mujer, que es una cristiana prisionera, su amor se torna en odio y desde entonces no piensa sino en vengarse del caballero.