Antonio Nariño precursor y revolucionario

Fundación para la Investigación y la Cultura FICA

Antonio Nariño, condenado por la traducción y publicación de los derechos del hombre a 10 años de prisión en Ceuta, África, destierro perpetuo y confiscación de todos sus bienes, escapa de sus custodios al llegar al puerto de Cádiz, en la noche del 17 de marzo de 1796.
Tres años antes, el joven que se destacara en la represión de las luchas comuneras de 1781 e iniciara así un quehacer político que lo llevaría a una respetable posición política y social, traduce y publica la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Apasionado intelectual ha logrado en menos de tres lustros, adquirir una visión de la sociedad humana más amplia que ninguno de sus contemporáneos, todos ellos sumidos en las ideas que sostenían el esclerótico régimen absolutista español.
Con la publicación de aquel documento se revela el revolucionario y nace el precursor.