Linterna mágica

José Tomás de Cuéllar

ME dirijo á ese círculo que han ido estrechando poco á poco el tiempo, las vicisitudes y la muerte: le hablo cuando el peso de mis días y la irresistible realidad de lo finito me hacen palpar el vacío de todo lo que va muriendo al derredor de mí.
Y por que el pálido fulgor de mis versos, que un día brilló en mi juventud, pueda aún herir algunas almas dispersas del Tabor, doy este libro, no al mundo literario ni en pos de fama, sinó á los míos en busca de un recuerdo.

José T. de Cuellar