Escrituras y traiciones escriturarias en el Quijote

Elena Florencia Pediconede Parellada
Valeria Mozzoni

En Bartleby y compañía (2000) del narrador contemporáneo barcelonés Enrique Vila-Matas, la extrañeza del género que se autodefine como "cuaderno de notas a pie de página de un texto que no existe", merece una reflexión inicial. El narrador confiesa que este cuaderno, a veces también llamado "diario", ha de significar su vuelta a la escritura después de veinticinco años de eclipse literario, esto es, de mudez .Desde tal postura el narrador se autoficcionaliza como uno de los tantos Bartlebys que desfilarán por el texto, es decir aquellos escritores que por razones variadísimas han renunciado a la literatura, y que se propone rastrear.