Valera y Galdós: dos concepciones del modo de novelar

Magdalena Aguinaga Alfonso

Valera publica en Crónica de ambos mundos, 1860, uno de los primeros textos de teorización de la novela de su época, Naturaleza y carácter de la novela. En este ensayo muestra el autor egabrense una estética de filiación hegeliana, de tendencia idealista, similar a la defendida por D. Marcelino Menéndez Pelayo: la obra de arte como creación humana que representa la idea bajo forma sensible. La naturaleza sufre una transformación en el arte, vista desde el filtro del artista porque la imitación de la naturaleza es un reflejo de lo absoluto en lo real. Es, por tanto, una teoría idealista y subjetiva porque al captar la realidad bajo su imaginación, poetiza la realidad, limpiándola de sus defectos.