El suicidio de Melibea, esa fuerte fuerza del amor

Paloma Andrés Ferrer

En el artículo « El suicidio de Melibea, esa fuerte fuerza del amor » de Paloma Andrés Ferrer, escrito en 2005, muestra cómo Fernando de Rojas hace surgir la figura de Melibea, doncella guardada de la asechanza del mundo tras las tapias de su huerto, cuidada hasta el extremo por unos padres solícitos. Pertenece al mundo de los arraigados, bienaventurados de bienes materiales y seguridad de porvenir. El azar, halcón perseguido, lleva hasta su huerto a Calisto; ella no sabe aún del amor ni los deseos punzantes de aferrarse a otro cuerpo, anclaje en el mundo inconstante. Los padres la han reservado para la pureza virgen de la convivencia social, esa cultura inocua que ha desterrado impulsos esenciales del hombre, eros, el deseo, el turbión gratuito de la biología, construyendo en su lugar torres de tranquilidad, adormecidos sentidos, relaciones sociales productivas.