La célebre rana saltarina del distrito de Calaveras

Mark Twain

Esta pequeña historia humorística, que oyó Mark Twain en un campamento minero, fue parte de sus primeras conferencias, y más tarde se convertiría en su primera publicación en un diario. Aunque todavía le falta mucho para ser el gran escritor en el que se convertiría, aquí ya se observa un increíble talento narrativo.